Compuestos Tóxicos Persistentes: “Somos lo que comemos”

Existe una ingente cantidad de investigaciones científicas realizadas en seres humanos que alertan de los efectos nocivos de la contaminación interna a la que estamos expuestos por la ingesta de Compuestos Tóxicos Persistentes(CTP).

Muchas enfermedades frecuentes de la sociedad actual están directa o indirectamente relacionadas con los CTP. Recientemente, en la última edición trimestral de la Revista AE (nº 9), se publica un Informe europeo en el que se advierte que los consumidores estamos expuestos potencialmente hasta a 30 sustancias químicas diferentes que alteran el sistema hormonal, pudiendo provocar efectos negativos sobre nuestra salud.

Compuestos tóxicos persistentes

El análisis realizado por Pesticide Action Network Europe (PAN Europe) sobre datos de la autoridad europea de seguridad alimentaria (EFSA) refleja que en los alimentos analizados: lechuga, tomate, pepino, manzana, puerro o melocotones, entre otros se encuentran trazas de dichas sustancias químicas, viéndose multiplicado el riesgo, si tenemos en cuenta que en cada uno de ellos existe una combinación de las mismas y por lo tanto, un indeseado “efecto cóctel”.

Estas sustancias o disruptores endocrinos alteran nuestro sistema hormonal y favorecen la aparición de problemas de fertilidad, daños cerebrales, cáncer, obesidad o diabetes, asma, Parkinson o Alzheimer. Es conveniente por tanto, optar por el consumo de productos ecológicos y adoptar gestos simples pero eficaces como lavar muy bien la fruta y verdura antes de consumirla, especialmente en alimentación infantil o de mujeres embarazadas, dado que la principal vía de entrada en nuestro organismo es a través de la dieta.

Más información en http://www.pan-europe.info/

“Más del 90% de los tóxicos que acumulamos proceden de las grasas de origen animal, dado que los piensos que consumen los animales de los cuales nos alimentamos no están libres de tóxicos” afirma Miquel Porta (catedrático de Salud Pública de la Universidad Autónoma de Barcelona, Presidente de la Sociedad Española de Epidemiología, de la Federación Europea de Epidemiología y de Científicos por el Medio Ambiente, además de ser profesor en diversas Universidades internacionales y del Máster de Agricultura Ecológica de la Universidad de Barcelona, y autor de más de 300 publicaciones en prestigiosas revistas internacionales).

Un ejemplo claro de este problema de salud pública es la presencia de plaguicidas organoclorados prohibidos hace 35 años como el DDT en el 88% de la población catalana o de su principal producto de degradación (DDE) en el 100% de la misma.

Entonces ¿qué podemos hacer los consumidores?…

Exigir más información y políticas eficaces de control del riesgo químico, apoyar a cooperativas y empresas ecológicas que producen alimentos seguros y de calidad o exigir estudios sobre la carga tóxica que soportamos los ciudadanos y un mejor etiquetado de los productos convencionales y ecológicos.

cereales a granel                                                         Consejo Regulador de Agricultura Ecológica

A continuación, compartimos un video perteneciente al artículo Sensibilidad Química Múltiple ¿enfermedad o llamada de atención? del Blog Somostriodos.com (Triodos Bank), en el que la médica Pilar Martín-Calero narra sus impresiones y experiencia personal como paciente diagnosticada con dicha enfermedad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: